Carol Del Pozo

EP.01 – A mi también me engañaron

A ciegas en la marea de la maternidad: Mi travesía personal

Siempre fui una mujer muy independiente y enfocada en mi carrera como enfermera. La idea de ser madre no entraba en mis planes vitales… hasta que me enamoré y decidimos formar una familia junto a mi pareja.

Me lancé a la aventura de ser mamá y todo me pilló por sorpresa.

Recuerdo cuando tenía a mi bebé recién nacido entre mis brazos, mirar sus ojitos y no tener ni idea de si lo estaba haciendo bien. Me invadían todo tipo de dudas e inseguridades. Estaba física y mentalmente agotada.

Empecé a abandonar actividades que antes me encantaban por dedicarme solo a los mil cuidados de mi hijo. Noté cómo mi relación de pareja empezaba a resquebrajarse… Y un bucle de culpa, miedo al fracaso y frustración se instaló en mí.

En los momentos más vulnerables, admito que fantaseaba con escapar y dejar todo atrás. Pero luego miraba a mi bebé y sentía que no podía fallarle. Estaba atrapada en mitad de un tifón emocional que no sabía gestionar.

Tocando fondo, decidí buscar ayuda. Gracias a eso, entendí poco a poco que mi visión idealizada de la maternidad me hacía daño. No existen madres perfectas, cada una transita este viaje de modo distinto.

Empecé entonces a reconocer mis emociones como parte del proceso, sin juzgarlas. Aprendí a liberar mi culpa y perfeccionismo para lograr disfrutar los pequeños momentos con mi hijo. Comprendí que al cuidar de mí misma también lo cuidaba mejor a él.

Mi maternidad ha sido un camino de altibajos y aprendizaje constante para conectar con mi fortaleza interior. A otras madres en la misma situación, les diría que sean compasivas consigo mismas. Juntas podemos celebrar lo lejos que hemos llegado.

Si esta historia te ha hecho reflexionar sobre tu propia vivencia maternal, te invito a que me acompañes en los próximos episodios de mi podcast.

Quiero seguir compartiendo mis experiencias de luz y oscuridad en la maternidad para generar una comunidad de apoyo y crecimiento mutuo. Sé que muchas madres se sienten solas luchando contra expectativas poco realistas. Pero ya no más.

Únete a este círculo de amor maternal donde podemos expresarnos tal y como somos. Donde reconocemos nuestras vulnerabilidades para extraer enseñanzas y fortaleza. Donde nos recordamos que ya hacemos suficiente y podemos disfrutar más del camino.

Suscríbete para recibir nuevos capítulos aquí. ¡Espero seguir acompañándote en este viaje hacia una versión más plena y feliz de ti misma!

Un abrazo, Carol